El Paso, un grupo artístico con sabor aragonés.

Este fin de semana tuve la suerte de visitar la exposición sobre el grupo artístico El Paso en San Sebastian. No era el motivo de mi visita, pero no pude resistirme a esta oportunidad, a la vez que contemplaba el singular edificio del Kursaal.

Volviendo a la exposición, uno tiene la sensación de que cuando profundizas en un tema tu instinto te lleva por campos sin explorar, y precisamente fue esta sensación la que me embargó al recorrer las diferentes obras del Paso. Si nos ponemos en contexto, este grupo artístico se fundó en los años 50, precisamente en 1957 y solo duró 3 años, pero suficientes para que hoy en día estemos hablando de su repercusión.

No pretendo profundizar demasiado en la exposición, para esto ya tenemos a los críticos, comisarios y demás personal encargado de estas lares, mi pretensión es mostrar estas sensaciones de las que hablábamos en un principio, y es que uno de los objetivos fundamentales en el manifiesto del Paso era regenerar el panorama artístico español, demasiado localista, que no tenía miras internacionales, por otro lado no solo era un movimiento pictórico o escultórico, querían colaborar con otros campos como la arquitectura, la música y escritura, pero finalmente esto no fue posible. Todos estos temas son de rabiosa actualidad en muchos campos, y es increíble que ya lo reclamasen en un clima tan hostil con el mundo de las artes como fue la posguerra.

Mi segunda reflexión se centra en el núcleo aragonés del grupo artístico, ya que estaban representados por lugar de nacimiento todas nuestras provincias, Antonio Saura de Huesca, Manuel Viola de Zaragoza y Pablo Serrano de Crivllén(Teruel), sin olvidar a Juana Francés que fue apareja de este último y tiene mucha vinculación con Zaragoza. No pretendo con esto caer en la trampa de los localismos, pero si utilizar como ejemplo a estos artistas que han dejado huella en nuestra comunidad, debido a los museos y obras que podemos contemplar in situ, resaltando una fuerza imprescindible en estos tiempos inciertos como son, la tradición, muchos de ellos se inspiraban en la tradición oscura de Goya. El carácter colaborador, fundamental hoy en día, y su proyección internacional, básica en este mundo globalizado.

Ójala surjan otros movimientos artísticos que puedan guiarnos por la senda correcta, sin dejarnos arrastrar por corrientes de viento que nos lleven a la deriva.

Mas info Exposición El Paso, abstracción y vanguardia.

Deja un comentario