La tumba de Goya

A estas horas, ya cuando cae la noche  surge mi lado gótico y me viene a la cabeza hablar sobre tumbas ilustres. En este caso tan ilustre como la de nuestro pintor universal Francisco de Goya. Pero si echamos la vista atrás el pintor de Fuendetodos que vivió el éxito en vida, acabó su años en el olvido de Burdeos. Y no me refiero solo a su olvido provocado por el exilio a Francia, hablo del olvido tras su muerte en una tumba que compartió con su amigo y consuegro Miguel Martín de Goicoechea.

Parece que no será hasta principios de 1900, Goya muere en 1828, cuando el gobierno de España decide intervenir tras observar un abandono en la tumba de Burdeos. Los cuerpos del pintor y de su consuegro son trasladados a la vez al no saber distinguir cual era el cuerpo Goya. Al parecer uno de los cuerpos estaba decapitado, y este debía ser el de Francisco.

Ante semejante situación, los cuerpos son enterrados en Madrid en el cementerio de San Isidro, pero en 1919 se decide trasladar de nuevo y de manera definitiva los cuerpos a la ermita de San Antonio de la Florida donde hoy descasan, no sabemos si en paz después de tanto trajín.

Como conclusión estamos ante una rocambolesca y siniestra historia de la cual te queremos hacer partícipe.  Si recuerdo bien existe un cuerpo sin cabeza, y 3 lugares donde se enterró a Goya con su inseparable amigo, pero existe un cuarto lugar en Zaragoza que tiene que ver con la tumba de Goya. ¿Te animas a descubrirlo ? Pues ya sabes, vente con Zaragusta de visita por la ciudad y te contamos el desenlace de estos dos amigos inseparables hasta en la tumba.

3 comentarios en “La tumba de Goya

Responder a luis Cancelar respuesta