Ramón y Cajal un premio Nobel en Zaragoza

Bajo este título quiero comenzar esta entrada. Si lugar a dudas que una figura tan importante como Ramón y Cajal eligiera la ciudad de Zaragoza para estudiar la carrera de medicina no pasa desapercibido, sobre todo si estamos hablando de un Nobel en medicina, de origen aragonés y con una repercusión en mundo científico sin parangón. Por lo que me he permitido recorrer aquellos lugares de la ciudad donde pudo dejar huella y de paso introducirnos en el contexto histórico de la época.

Comenzaremos por la primera parada en la que nos encontramos a un adolescente de 17 años que llegará a Zaragoza a estudiar medicina alojándose en la calle Sobrarbe lugar desde el que descubriría la Zaragoza del finales del S.XIX, hoy en día desde el Balcón de San Lázaro todavía podemos contemplar un skyline del pasado de la ciudad.

Ramón y Cajal junto con su familia aun vivirían en otros puntos de la ciudad como la calle Mendez Núñez o San Jorge, realizando prácticas como aprendiz en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia. Cuando acabó la carrera sería profesor en la Antigua Universidad de Zaragoza ubicada en el barrio de la Magdalena.

Fueron prácticamente 14 años los que estuvo en Zaragoza(1869-1883), donde llego a ganar la catedra de director de los Museos Anatómicos de Zaragoza, también se casaría en la iglesia de San Pablo, hasta que abandone la ciudad con una carrera meteórica culminada con el premio Nobel en 1906.

Acaba aquí un recorrido geográfico pero también histórico y vital de la relación de Santiago Ramón y Cajal con la ciudad de Zaragoza. Acabaremos con estas palabras del premio Nobel: Zaragoza es algo mío, muy íntimo, que llevo embebido en mi corazón y en mi espíritu y palpita en mi carácter y en mis actos.

Deja un comentario